Cuando vas abrir una cuenta en un banco, sueles tener dos opciones básica: Cuenta Corriente o Cuenta de Ahorros. Luego cada producto tiene sus distintas variantes de acuerdo a tus necesidades. Muchas veces nos quedamos pensando, por qué una cuenta no puede ser corriente y de ahorros a la vez, pero esto tiene su razón de ser. Qué tal si hoy aprendemos un poco más sobre la cuentas corriente.

¿Para qué sirve una cuenta corriente?

Las cuentas corrientes pueden ser personales, corporativas, de instituciones públicas, entre otras opciones. Lo que realmente distingue a una cuenta corriente es que te da la posibilidad de girar cheques. Estos pueden usarse como medio de pago sin usar dinero en efectivo, para que quien los recibe los haga efectivos de manera inmediata a través de ventanillas o los deposite voluntariamente.

Además, este tipo de cuenta, al igual que la destinada al ahorro, permite al usuario acumular su dinero a través de depósitos por ventanilla y transferencias bancarias.

Siempre recuerda que el control de la cuenta corriente se lo realiza mediante un documento emitido por la institución financiera, llamado estado de cuenta, en el que se detallan los movimientos o transacciones realizadas en un periodo de tiempo. En caso de pérdida o robo de la chequera el cliente debe reportarlo inmediatamente para evitar que sus cheques sean mal utilizados.

Al abrir una cuenta corriente, se establece un contrato entre el usuario y la institución financiera, en el que se acuerda que dicha entidad haga efectivas las órdenes de pago emitidas por el usuario, es decir, los cheques.

Posibilidad de realizar un sobregiro

En casos particulares, una cuenta corriente permite acceder a otro servicio financiero: el sobregiro ocasional. Cuando la institución financiera paga un cheque a pesar de que no existen los fondos suficientes en la cuenta corriente, se le llama sobregiro. Ya que ésta es una medida excepcional, debe ser manejada con cuidado y mucha responsabilidad.

Es importante que este servicio de sobregiro sea autorizado por la institución financiera, lo que sucede después de que el usuario cumple ciertos requerimientos. Y debe ser pagado por el propietario de la cuenta en un corto periodo de tiempo.

5 razones contundentes para manejar bien tu cuenta corriente

Acerca del Autor

Notas Similares

Para emprender hay que contar con conocimientos financieros, tributarios, de mercadeo. Y por...

Con BdP Ganas porque ganas por cada $50 de incremento de saldo mensual en la cuenta de ahorros o...

Cuéntanos cuáles serían tus #HistoriasPorElMundo de ensueño. Hazla realidad con PacifiCard.