Vivir una vida con estrés no es necesariamente mala si nos motiva a conseguir logros, pero esto lleva al cansancio y la fatiga continuada, llegará un punto en el cual estemos tentados a tirar la toalla. Por eso, hoy queremos invitarlos a realizar unos ejercicios que puedes hacerlos en tu oficina y te ayudarán a disminuir el estrés.

Gira la columna 

Esta postura te ayudará a librar toda esa tensión que tienes en la espalda que se crea cuando pasas mucho tiempo sentado. Lo que debes hacer es que una vez que las plantas de los pies estén en el piso y alarga la columna, alineando la cabeza con el coxis. Cruza tu pierna derecha con la izquierda y cuando exhales gira sobre tu estomago a la parte superior de la pierna y lo mismo hacia el otro lado. Mantén la pose 30 segundos y luego hacerlo con la otra pierna.

snip_20161028162239

Foto: juyogi.com

Inclínate sentado

Este ejercicio es más sencillo: lo que debes hacer es sentarte en el borde de la silla, las plantas de los pies más abiertos que tus caderas para que los codos puedan caer a las rodillas. Esto te permitirá llevar oxigeno fresco al cerebro y le da a los discos vertebrales un espacio necesario entre ellos, que la tensión ha venido contrayendo.

Junta las manos y luego frótalas

Juntar las manos, además de ser un gesto simbólico de apoyo a ti mismo, te permite liberar ansiedades y mejorar la circulación de la espalda y brazos. Lo que debes hacer es sentarte recto, inhala y levanta los brazos hacia el cielo con las palmas pegándose, asegúrate que relajes tus hombros lejos de tus orejas.  Abre los dedos y ciérralos unas seis veces; exhalas y baja las manos.

El truco está en que luego de hacer esto, vuelvas a unir las manos como si fueras a orar y empiezas a frotarlas de forma muy energética. Vas a ver como en un momento te llenas de energía.

Llena tus pulmones de aire

respirar relajación en oficina

Pero hagámoslo de forma diafragmática, como hacen los cantantes para tener aire suficiente para que cada parte de sus canciones. Entonces respira y bota aire tres veces de forma convencional. Luego llena tus pulmones como hinchando el pecho y vuelve a soltar del aire. Ahora sí, que te sientes un poco menos tenso, empecemos a respirar de forma diafragmática. El diafragma es un músculo situado entre el pecho y la cavidad abdominal, por debajo de las costillas y es el que nos permite respirar con normalidad. Aquí el objetivo es tomar aire pero esta vez no hagas como que inflas el pecho, sino que imagínate que llevas el aire hacia abajo y que ensanchas las costillas, especialmente por el lado inferior. Siente como ese aire te hace elevar la columna y sientes como que se te desprende un poco el pecho del abdomen. Allí sigue inflando lentamente toda esa parte posterior. En realidad el aire está yendo hacia el fondo de tus pulmones, pero la sensación es de que llega hasta tus caderas, como si estuvieses llenando un muñeco inflable. Una vez que ya llenaste la cavidad, aguantas la respiración un segundo y procedes a soltar el aire. Si quieres puedes hacerlo cantando, pues es otra forma de usar el aire y relajarte. Descansas unos segundos y vuelves a hacerlo. sentirás que el aire ha oxigenado más partes de tu cuerpo que con la respiración normal.

 

Acerca del Autor

Notas Similares

Refiere amigos o familiares que inviertan con nosotros obteniendo un depósito a plazo de 90 días y...

Gritemos con entusiasmo Viva Guayaquil y seamos cada uno el mejor ejemplo al mostrar la ciudad a...

Recuerda que Banco del Pacífico no envía correos electrónicos solicitando información confidencial...