A la medida que vamos creciendo, intentamos dejar atrás nuestra infancia queriendo ser más responsables.  Pero muchas veces notamos que por ese objetivo de madurar perdemos la noción de lo que es esencial. Los niños lo saben bien y vale la pena volver a aplicar su actitud ante la vida, la forma en que se enfrentan a los problemas. Muchas veces, emulando a nuestro Pequeño Gigante más cercano lograremos ser todo lo creativos e innovadores que tanto deseamos.

  • El límite está en  la mente

Una de las mejores capacidades que tienen los niños es la de tomar riesgos. Siempre y cuando no haya ni un adulto diciéndoles lo peligroso o imposible que es algo. Y aunque es verdad que les toca afrontar accidentes -muchas veces son más un susto que algo grave-, ellos son muy buenos en levantarse y seguir intentando. No les da miedo hacerlo de nuevo, y aprenden la lección de ser más precavidos. Es por eso que debemos dejar de lado esas veces que nos dijeron lo imposible que era alguna meta o que no podíamos hacerlo. Seamos como niños y descubriremos que intentándolo una vez más, podría ser divertido y efectivo.

  • Miran las cosas de diferente manera

Te sorprendería saber todas las ideas que pasan en la mente de los niños. Son capaces de ver un elefante dentro de una serpiente o imaginarse miles de grandes aventuras con sus juguetes. Sus capacidades creativas los llevan a descubrirse y formarse sin miedo ni juzgar que algo es ridículo. Lo ven más en función de resultados. Esto funciona o no para conseguir algo.

Más que inocencia es una forma diferente de ver la vida, de usar un poco de imaginación. Tu mente es capaz de encontrar nuevas ideas y posibilidades.

  • Tienen un superhéroe favorito

Los niños tienen muchos superhéroes, pueden ser desde los tradicionales con máscara y capa, hasta sus mismos padres. Tener modelos dignos de imitar es algo fundamental para los niños, debido que aprenden los valores de las personas que admiran. Eso no debe ser diferente para nosotros sin importar la posición en que estemos, ya sea dueños de una empresa o algún otro rol. Nosotros debemos encontrar ese alguien que sea digno de imitar, no solo por nosotros sino también para la empresa. Es que aprender hábitos y cualidades de otros triunfadores, mejorará los tiempos de tu curva de aprendizaje y así tus visitas a la cima serán continuas.

  • Si no les gusta, no lo hacen

Cuando un niño hace algo que no le parece divertido inmediatamente lo pierdes. Sin embargo si encuentras una forma de hacer lo mismo de forma más divertido te sonreirá, aprenderá y te acompañara en todo el proceso. Cuando sentimos que estamos apunto de rendirnos, quizá porque las circunstancias que no son favorables, puede que no te estés divirtiendo. ¡Haz algo al respecto!

  • No tienen miedo a relacionarse

Pueden estar unos minutos en el parque, acercase a cualquier otro niño. Sacan a relucir con sencillez su amabilidad, honestidad y carisma, y son capaces de convertirse en grandes amigos en minutos. Sí, así de fácil como suena, imagina si pudieses tener esa facilidad en tus negocios y otras actividades, para hacerse de cómplices y compañeros de aventura. Recuerda que la vergüenza solo existe para no hacer las cosas. Conocer a las personas y pasarla bien, vale el esfuerzo.

  • Preguntan lo que no sabe y si necesita pide ayuda

No les importa las circunstancias, solo satisfacer su curiosidad. Saber cómo funciona algo, preguntarse para qué sirve es una de las cualidades que nunca debemos perder. Es normal que no lo sepas todo y la vergüenza a preguntar es una tontería. Si algo no te sale, levanta la cabeza y pide ayuda. Lo peor que podría pasar es que te quedes como estás.

Estas son unas de las cosas que debemos aprender de los niños ya que ellos tienen una forma muy diferente para ver la vida y enfrentarla.

Acerca del Autor

Notas Similares

TID Co reúne a referentes mundiales de innovación y negocios disruptivos. No te lo pierdas, compra...

Con BdP Ganas porque ganas por cada $50 de incremento de saldo mensual en la cuenta de ahorros o...

Para tener un mejor desarrollo en una empresa hay que recordar que el aprendizaje nunca se termina....