Una de las festividades más esperadas por muchos ecuatorianos es la Semana Santa. Ya sea por ser creyentes cristianos, donde la Pascua de Resurrección en su fecha más importante; y también por quienes no son muy religiosos pero ven en estas fechas una oportunidad para irse de Feriado, viajar, departir con sus amigos. Y por supuesto existen aquellos que combinan ambas actitudes ante la Semana Mayor.

Siendo así, uno de los aspectos más interesantes de la Semana Santa son las tradiciones, que van desde las espirituales hasta las gastronómicas. Empecemos por la más popular: la preparación de la fanesca.

La fanesca es uno de los platos más característicos, sin duda una de las tradiciones ecuatorianas de la Semana Santa ecuatoriana por excelencia. Hay opiniones divididas respecto a qué debe llevar, cuándo comerla y si merece la fama que tiene, pero de que está en boca de mucha gente lo está. Según los más tradicionalistas esta debe tomarse el Jueves Santo como representación de la Última Cena. Sin embargo este plato suele comerse a lo largo de toda la semana, e incluso hay quienes lo preparan en distintas épocas del año.

Sus ingredientes principales son los granos, leguminosas y pescado salado (el bacalao es el que dicta la norma, aunque hay muchos que prefieren otros pescados). Otra vez la tradición dicta que sean 12 tipos de granos y verduras (en representación de 12 apóstoles). Hay quienes señalan, como el cronista Garcilaso de la Vega, que en la época de la conquista española en América, había platos indígenas muy similares que se comía en el mes de marzo, cuando la cosecha de choclo, lenteja, chocho, frejol, garbanzo, haba, arveja, mote, melloco, zambo, zapallo y maní estaba en auge. Y al ser tan arraigada la costumbre, los españoles y la Iglesia optó por adaptar esa tradición a los ritos católicos. Ahora ustedes podrán ver que se le añade leche, maduro, col, huevo cocinado, empanadas y más ingredientes, tanto así que fanesca es un sinónimo popular de entrevero de cosas.

Crédito Ágil Pacífico, la mejor opción para viajar

 

Otras tradiciones tienen que ver más con los ritos más religiosos, como por ejemplo la bendición de ramos de palma tejida en el Domingo de Ramos. Luego esos ramos serán incinerados y sus cenizas servirán para el Miércoles de Ceniza del siguiente año (que da inicio a la llamada Cuaresma, es decir, tras el carnaval, el periodo de cuarenta días antes de la Pascua).

Otra tradición es el llamado “Arrastre de Caudas”, tradición del Imperio romana que también se adaptó al catolicismo, donde se rendía homenaje a un general caído agitando una bandera sobre sus tropas. Ahora se realiza entre feligreses en Quito, Sevilla y Lima en el Miércoles Santo.

Los Viernes Santo en cambio son días de procesiones, destacando en Quito la de Jesús del Gran Poder, donde cientos de miles de personas llegan hasta la Plaza San Francisco y caminan por unas tres horas, siendo muy pintorescos los personajes con cucuruchos morados.

Pero el viernes también es un día donde muchos eligen para viajar, por tanto es un ambiente muy especial, donde encuentras en las calles feligreses pero también turistas. Y hay quienes aprovechan la temporada playera en todo su esplendor, pues el mar está cálido en la costa del Pacífico.

¡Vive unas vacaciones inolvidables con PacifiCard!

Y tú, ¿de qué forma disfrutas las tradiciones de Semana Santa?

Foto: Shutterstock

Acerca del Autor

Notas Similares

Refiere amigos o familiares que inviertan con nosotros obteniendo un depósito a plazo de 90 días y...

Gritemos con entusiasmo Viva Guayaquil y seamos cada uno el mejor ejemplo al mostrar la ciudad a...

Recuerda que Banco del Pacífico no envía correos electrónicos solicitando información confidencial...